31 de enero de 2011

Ten Compasión - Reflexión al Salmo 123 por Felix Ortiz


SALMO 123. TEN COMPASIÓN


Ten compasión de nosotros, Señor;
ten compasión de nosotros.


El salmo 123 es una breve oración de confianza en la que el poeta le pide a Dios que tenga compasión de él y su situación. De todo lo leído ha sido lo que ha llamado y capturado mi atención, esta petición de ayuda, de compasión.

He pensado en qué significa que Dios tenga compasión de mí. El sentido original de la palabra compasión es sufrir juntamente con alguien, identificarse con su situación y su dolor, ir más allá de la mera lástima para implicarse personalmente.

Ha venido a mi mente que, ni más ni menos, eso mismo es lo que Dios ha hecho por nosotros en la persona de Jesús, identificarse hasta el máximo con la experiencia humana incluyendo la muerte. Tomando la iniciativa de sufrir intencionalmente para que pudiéramos ser restaurados de todo el dolor y sufrimiento que ha provocado el pecado.

Que Dios tenga compasión de mí no significa, necesariamente, como a menudo pensamos, que Él ha de librarnos de todas las dificultades, evitarnos el dolor y las situaciones difíciles y duras de la vida. Antes bien, creo que significa saber que Él ha pasado por lo mismo, que me puede entender, que estará a mi lado, me dará la paz, caminará junto a mí y me renovará para ir adelante.

Un principio

En Jesús, Dios ha mostrado su compasión por nosotros.

Una oración

El conocimiento de las buenas noticias en Letonia.

-------

Si quieres leer más reflexiones visita el Blog de Felix Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada