21 de mayo de 2011

Unibody

video

Cuando veo este video la palabra "pasión" viene a mi mente, Jony Ive explica con delicado detalle las características tan funcionales que ofrece haber creado el unibody a través de un proceso preciso y único. El resultado es una de las mejores computadoras del mundo, que demuestran su desempeño superior ante las demás.

Me gusta pensar en la Iglesia como la búsqueda del Unibody, me gustaría escuchar a los cristianos hablando de la Iglesia con la pasión como la de los creadores de esta portatil, permítanme parafrasear las palabras de Jony refiriéndome a la comunidad cristiana de la siguiente manera:
La familia cristiana realmente es un logro en la comunidad de fe
Es el resultado de años de trabajo duro, sacrificio y de una auténtica búsqueda de Dios
Y esto se refleja particularmente en el exterior
Tradicionalmente hablamos de "mi iglesia", "tu iglesia", "mi denominación", tu denominación", "mi pastor", "tu pastor"
El problema es que cuando divides la iglesia por formas de pensar y formas de gobierno aumentas la posibilidad de perder de vista la misión encomendada y que sea pesado de sobrellevar.
El gran avance ha sido remplazar todas esas pequeñas pero engañosas diferencias por un solo cuerpo.
Hemos encontrado que la fe es fundamentalmente algo liviano, firme y poderoso que visto a los ojos del mundo es algo hermoso y deseable para sus vidas tanto como nunca nos hubiéramos imaginado.
Y el único modo de lograr ese solo cuerpo es a partir de una sola palabra.
Hemos sido tan radicales en la formación de esta comunidad que en muchos aspectos es casi más bello el proceso interno que como se podría apreciar externamente.
Creo que todo esto testifica nuestra dedicación, es decir, ¡cuánto nos importa!

Dios usa su palabra para nuestro proceso de purificación y modelaje anhelando que seamos un solo cuerpo, una sola visión, una sola misión y un solo testimonio ante el mundo que él ama tanto, espero que de igual manera nos importe mostrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada