9 de marzo de 2012

¿Puedo enamorarme por internet?



Por Percy Nina

Muchas veces me han preguntado si es posible que alguien se enamore de otra persona a través de Internet, es decir, de alguien con quien se relaciona chateando. Creo que la interrogante estaría mejor formulada si en vez de preguntar si “PUEDEN” preguntaran si “DEBEN” enamorarse de esa forma.

La razón que digo esto es que si he escuchado de gente que se han enamorado de alguien más que solo conocen a través de una pantalla y un teclado, aunque todavía no se de alguien que lleve un matrimonio sólido y fructífero.

Creo que el mayor problema de este tipo de relación es cuánto conocen a esa persona que puede vivir a 10,000 kilómetros de distancia, y cuanto de lo que conoces es verdad. Pudieron haber chateado y haberse abierto de corazón a contar privacidades, pero no se ha tenido contacto personal con la otra persona.

Si te enamoras de alguien más es para iniciar un noviazgo, y sostienes esa relación para llegar a casarte un día. El día que lo hagas no podrás tener un matrimonio cibernético, es decir, no le hablarás ni tendrás intimidad por Internet. Puedes conocer a alguien chateando, pero antes de iniciar un noviazgo deberías tener una relación personal con esa otra persona antes de pensar en algo más. Deberías poderle ver a los ojos, ver sus gestos cuando habla, sentirte cómodo a su lado y hasta conocer su educación y conducta. A través de una computadora no puedes conocer cómo la otra persona se conduce en la casa de tus padres, o en un grupo de amigos o sirviendo al Señor. No sabrás si es cortés, cariñoso o caballeroso; desconoces hasta detalles mínimos, pero importantes, como su aspecto, su olor y su aliento, hasta pasar tiempo con él.

La clave de una buena relación va más allá de chatear o de hablar por video-conferencia. Creo que depende mucho de la capacidad de comunicarte con otro cara a cara, verle a los ojos, y hablarle al corazón. Por eso no estoy de acuerdo con las personas que se enojan o hasta cortan por mensajito de celular.

El apóstol Juan dijo esto:
“Tenía muchas cosas que escribirte, pero no quiero escribírtelas con pluma y tinta, pues espero verte en breve y hablaremos cara a cara” (3ra Jn 13 y 14).
Medita un momento. Si Dios mismo busca tener una relación personal con nosotros, ¿por qué podrías tu pensar que si puedes construir una relación con alguien más con sólo escribir y leer?

No hay sustituto para hablar con alguien cara a cara. Dios mismo no establece una relación con nosotros por las Escrituras solamente. Cuando oras, no lo haces con mensajes SMS ni en e-mail; le hablas a El directamente. El te recibe en el Trono de la Gracia porque Jesús murió para que pudieras entrar a su Presencia. De igual manera una relación con una mujer o con un hombre se construye personalmente.

Cuentanos que opinas. Síguenos en Facebook, Twitter y Google+

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada