11 de octubre de 2011

Compañerismo cristiano - Las 9 características de un jóven maduro en Cristo - Colección pastoral juvenil


¿Cómo identificamos o definimos a una persona madura? En nuestra opinión si miramos a Jesús podemos sacar conclusiones útiles, podemos ver rasgos de su manera de ser que deberíamos desarrollar en nuestras vidas. Nosotros pensamos que una persona madura en Cristo es aquella que da evidencia en su vida de las siguientes características: amor, Biblia, oración, Espíritu Santo, adiestramiento, compañerismo cristiano, evangelización, obediencia y mayordomía. Si nos fijamos, veremos que todas esas características son evidentes en el Maestro.

Durante las próximas semanas te compartiremos una serie de recursos para utilizar en grupos pequeños, discipulado personal o en acompañamiento espiritual, buscando que los chicos con los que trabajas puedan alcanzar el objetivo de ser maduros en Cristo.

En esta ocasión hablamos sobre el Compañerismo Cristino. La finalidad de estos estudios es ayudarte a descubrir, entender y aplicar algunas de las múltiples enseñanzas de las Escrituras relacionadas con este tema tan importante de la vida cristiana.
  1. El Compañerismo No Es Una Opción  
    Dios nos llama y nos salva de forma individual y personal, sin embargo lo hace para añadirnos a una familia, a un cuerpo, a un pueblo. El cristianismo tiene dos dimensiones la individual y la colectiva que no son excluyentes sino complementarias.
  2. El Compañerismo Cristiano  
    El compañerismo cristiano es mucho más que un encuentro de cristianos para tener relación social. La KOINONIA del Nuevo Testamento implica compartir juntos una serie de realidades espirituales y compartir nuestra vida y recursos.
  3. Una Relación Especial  
    Cuando una persona acepta a Jesús como Señor y Salvador es incorporada al cuerpo de Cristo y se establece una relación especial con Jesucristo y con todos y cada uno de los otros miembros del cuerpo.
  4. Socios de una Empresa Común  
    Todos los creyentes tenemos el privilegio y la responsabilidad de ser socios en la empresa del cumplimiento de la Gran Comisión. 
  5. El Compañerismo Espiritual  
    El compañerismo espiritual es una íntima comunión con otros creyentes, a través de la cual compartimos, ministramos a otros creyentes y somos ministrados por ellos en diferentes áreas. 
  6. El Compañerismo de Compartir Nuestras Necesidades  
    El Nuevo Testamento nos enseña que compartir nuestras posesiones con aquellos que están en necesidad es una de las facetas más importantes del compañerismo cristiano
 Esto y miles de recursos más para el ministerio juvenil en Paralideres.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada