4 de octubre de 2011

Seguir a Jesús en el Siglo XXI



En el siglo XV Tomás de Kempis, un monje alemán, escribió su famosa y bien conocida obra, La imitación de Cristo En un principio su obra tenía como objeto la formación espiritual de los monjes, sin embargo, pronto se popularizó fuera del entorno de la vida monacal convirtiéndose en una obra clave en la formación espiritual de muchos cristianos durante generaciones y generaciones. Hoy en día, su obra, está considerada un clásico de la literatura cristiana.

No puedo ni pretendo llegar al nivel de este autor alemán pero, si que es cierto, su obra inspira la mía. Después de años y años de considerarme cristiano últimamente me estoy percibiendo a mí mismo más como un seguidor de Jesús. Si, soy consciente de que para muchas personas significa lo mismo. Puedo entender que muchos piensen que se trata de un snobismo. Para mí no.

Creo que el nombre cristiano y el cristianismo, están tan desgastados y carentes de significado en el mundo occidental, en la cultural en la que vivo, que más que traer a la mente de las personas connotaciones positivas, las evoca de tipo negativo.

Por eso quiero librarme de esa carga. Quiero considerarme un simple seguidor del Hijo de Dios hecho ser humano con nosotros y entre nosotros y mientras lo sigo quiero aprender, de nuevo, con ilusión, con frescura a imitarlo, a tratar de ser como Él, vivir como vivió, tratar de adaptar su cosmovisión, incorporar en mi vida sus valores, sus prioridades, su trato con la gente.

Los relatos de los evangelio serán mi fuente de inspiración. Por eso, quiero reflejar en este blog lo que su lectura, día a día, me vaya enseñando acerca del propósito antes descrito. Quiero narrar mi propia imitación de Cristo, el relato de mi seguimiento en el contexto de la complejidad de la cultura postmoderna en los albores del siglo XXI.
 
Este contenido es tomado del Blog - Imitar a Jesús con autorización de su autor. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada